Nos situamos en la costa de la provincia de Lugo, en el mar Cantábrico. Es una de las playas más bonitas de España y de Europa, con una arena blanca por la que pasear. Durante la bajamar a pie de playa, podemos observar los arcos, cúpulas y agujas de piedra que con el paso del

tiempo, el mismo mar y el viento han ido esculpiendo. Fue declarada Monumento Natural, que tiene tantas visitas que tendrás que solicitar autorización con antelación.