El saldo vegetativo de Galicia es el más alto de España, con 13500 fallecimiento más. Se trata de una cifra que además viene acrecentándose, no se producen más nacimientos que muertes desde 1987, y cada año desde 2010 estos números no muestran signos de recuperación, sino de recrudecimiento.

El Instituto Nacional de Estadística con estos datos muestra la crítica situación de Galicia. La esperanza de vida se sitúa, en cambio, dentro de la media nacional. Desciende la tasa de matrimonios que se contraen con respecto el año pasado. El porcentaje de nacimientos cayó en picado desde hace años y no parece que se levante la situación.