Las calles de la zona vieja de Pontevedra, podríamos decir que son parecidas…de piedra, estrechas, incluso cuando llueve todas tienen ese encanto por las que a uno le encanta pasear y pasear.