Una de las playas más conocidas de Galicia es esta extensa playa, que se ubica cerca del comienzo de la ría de Pontevedra. En su entorno encontramos una de las áreas de conservación de la biodiversidad en la Unión Europea, un ecosistema protegido. Esta playa destaca por su gran oleaje y sus vientos, en la que se practican deportes como surf y windsur. Su longitud es de unos 2500 metros, con un paseo de madera por el que pasear y disfrutar de las maravillosas vistas de un mar abierto.