La Catedral de Santiago de Compostela es un lugar de peregrinación de Europa desde la Edad Media, es de culto católico y contiene dentro  el sepulcro del Apóstol Santiago, fue declarada Bien de Interés Cultural en 1896.