Es un municipio en la provincia de Lugo, a unos 1300 metros de altura se encuentra el primer pueblo gallego del Camino de Santiago Francés, en el que destaca las viviendas tradicionales, llamadas Pallozas, que tienen unas características de lo más particular. También está la iglesia de Santa María, que albergan y custodian un un cáliz románico.