O Rosal, en Pontevedra alberga los conocidos molinos del Picón y del Folón, se considera un lugar excelente para hacer senderismo rodeado de estas antiguas construcciones tradicionales. Tiene una longitud de 3,5 kilómetros, es un lugar bastante bien cuidado con un montón de vegetación, en las alturas se pueden observar las vistas del monte Santa Tegra y el río Miño.