Las temperaturas han subido generosamente, y estamos ante las primeras noches tropicales, las máximas se sitúan en los 38 grados. A partir de mañana las temperaturas descenderán.

Una de las consecuencias de esta subida se ha visto en el embalse de Unia, donde el agua se ha teñido de verde. Este fenómeno se ha producido porque se dieron todas las condiciones para que las cianobacterias (luz del sol y calor) generaran lo que se llama flores de agua, en su concentración se manifiestan con ese color verde, que provoca mal olor y puede llegar a convertir el agua en no potable.