Este lugar ubicado a los pies de la Ría de Pontevedra, es un pueblo marinero, se le denomina parroquia, del municipio de Poio, alberga una parte antigua, llena de hórreos, cruceros y de calles estrechas en las que cada dos pasos hay tiendas, donde comprar recuerdos, restaurantes espléndidos donde comer y beber el típico Albariño de las Rías Baixas.