En la provincia de la Coruña, la parroquia de Baroña, encontramos un asentamiento de los siglos I a. C. a I d. C. Son 20 viviendas, de las que se conserva la planta circular y algunas reformadas.

En su época estaba rodeado de dos murallas al rededor, más arriba, seguido de un sendero, en la parte alta se encuentran otras viviendas. La primera excavación fue hecha por Sebastián González en 1933.